El Salto de La Princesa: fotos, historia cómo llegar y mi opinión

Salto de la Princesa (13)

¡El Salto de la Princesa es mi salto favorito en La Araucanía! Una imponente cascada de más de 25 metros que cae entre rocas volcánicas de manera totalmente vertical. Además, se puede rodear el salto y ver el mismo desde su parte trasera. Y lo mejor de todo, a diferencia de la inmensa mayoría de saltos de la región, ¡el acceso es gratuito! Aquí te muestro donde se ubica, cómo llegar, fotografías del salto y la Leyenda Mapuche sobre el mismo.

Cómo llegar al Salto de la Princesa: ¿dónde queda?

El Salto de la Princesa está ubicado en la comuna de Curacautín, al borde de la carretera que conecta esta comuna con Lonquimay. Desde Curacautín son 22 kilómetros la distancia con el salto con carretera en buen estado. Una vez tomado el desvío hacia el Salto de la Princesa, son 600 metros de ripio. Si no tenemos el auto en buenas condiciones, podemos caminar esta distancia. ¡En el mapa se ubica el Salto de la Princesa!

 

Fotos del Salto de la Princesa

La historia del Salto de la Princesa: una leyenda de amor trágica

A solo 22 kilómetros de la ciudad de Curacautín se encuentra el Salto de La Princesa, una impresionante cascada de 25 metros de altura que aparentemente surgió tras una trágica historia de amor. Según cuenta la leyenda, entre los siglos XVI y XVIII, los mapuches entablaron relaciones comerciales con los pehuenches y puelches.

En uno de estos encuentros, el lonco de la comunidad Willical se percató de que los otros pueblos ya habían logrado dominar al caballo. Con esta información, el cacique informó a su tribu que habría grandes riquezas y recompensas para aquel que le trajera un caballo para él. Sin embargo, esto no ocurrió y despertó en Willical un deseo cada vez más intenso por poseer a este animal.

A medida que pasaba el tiempo, el caballo no llegaba. Posteriormente, el lonco escuchó que los pehuenches poseían un magnífico potro de color blanco angelical llamado Malacabuello. Esta criatura deslumbrante y casi mágica despertó el interés de Willical, quien convocó a toda su tribu y les ofreció una tentadora oferta: la princesa Rayen, su hija, sería entregada como recompensa a quien trajera ese caballo blanco.

Rayen, una joven princesa, llevaba tiempo enamorada de Nahuel Cura, un indígena mestizo ajeno a su tribu y que el cacique no consideraba un verdadero candidato para casarse con su hija, dado que no era parte de la comunidad mapuche al 100%. Nahuel Cura intentaba consolar a su amada, quien lloraba por la oferta que su padre había hecho a toda la tribu. Él le aseguraba que él mismo conseguiría el caballo que Willical había pedido y así podrían estar juntos para siempre.

Las horas transcurrían y los hombres de la tribu planeaban cómo robar a Malacabuello para quedarse con Rayen. Hasta que, al amanecer del tercer día, el caballo apareció frente a la ruca del lonco. Para sorpresa de todos, Kilaura, un miembro de la comunidad que siempre había amado a la princesa, fue quien había logrado capturarlo y traerlo ante el cacique.

Ulikal, incapaz de creer lo que veían sus ojos, le preguntó a Kilaura si cumpliría su promesa. "Un mapuche siempre cumple su palabra", respondió Kilaura con emoción. "Ve a esa ruca y toma a Rayen como tu esposa", le dijo el cacique. Con gran alegría, Kilaura se dirigió hacia la ruca, pero para su sorpresa, Rayen no estaba allí.

Inmediatamente, un grito de furia resonó por toda la zona: "¡Rayen, Rayen, dónde estás!". El cacique ordenó a todos los hombres de la tribu buscar a su hija. "Busquen a Rayen por toda la selva, busquen en cada cueva, por tres lunas y tres soles. Si en ese plazo no aparece, habrá elegido su destino, pero ya no será una mujer mapuche", sentenció.

Los hombres y guerreros de la tribu salieron rápidamente en busca de la princesa, explorando cerros, quebradas, lagunas y bosques. Mientras tanto, la rabia y el corazón roto de Quilacura lo volvían loco. Finalmente, decidió emprender la búsqueda solo, anhelando encontrar a la mujer que le había sido prometida.

Muy lejos de la tribu, Nahuel Cura y Rayen habían escapado para evitar el destino impuesto y poder estar juntos. Su amor era tan poderoso que estaban dispuestos a luchar por él. Corrieron sin rumbo por el bosque, sin importarles los días que pasaban, hasta que el anochecer los alcanzó y decidieron descansar junto a una gran piedra en lo alto de una quebrada.

Al amanecer, unos gritos provenientes de los matorrales interrumpieron su sueño. "¡La encontré, la princesa está aquí! ¡Vengan todos!", exclamaba alguien. Los amantes no se percataron de que el tercer sol, del cual había hablado Quilacura, había llegado. Rodeados por los hombres de su tribu, la pareja se vio acorralada y tuvo que aceptar su destino.

Miraron a su alrededor en busca de una salida, pero no la encontraron. Fue entonces cuando notaron el acantilado a sus espaldas. Sin dudarlo, Nahuel Cura y Rayen se tomaron de las manos y saltaron al vacío. Según la leyenda, este trágico acto de amor dio origen a un hermoso paisaje en ese lugar. Los cuerpos de ambos se transformaron en agua y se fundieron con las corrientes del río Cautín, dando vida a una cascada con forma de cola de caballo.

Esta leyenda nos recuerda el verdadero interés que impulsaba al cacique y cuya obsesión terminó cobrándole la felicidad y la vida de su propia hija. La historia del Salto de La Princesa es un recordatorio de los trágicos giros que puede tomar el amor y cómo nuestras acciones pueden tener consecuencias inesperadas y duraderas en el tiempo.

¡No olvides visitar este increíble lugar y contemplar la belleza de la cascada que guarda consigo la historia de un amor trágico que perdura en la memoria colectiva de la región!

Vídeo del Salto de la Princesa

¡Disfruta de un relajante vídeo del Salto de la Princesa con el sonido del agua cayendo durante 5 minutos! Este video lo grabé durante un atardecer, después de visitar la Laguna Verde del Parque Nacional Tolhuaca. ¡Disfrútalo!

Almorzar en el Salto de la Princesa

Al lado mismo del salto hay un lugar en el que podrás alojarte, almorzar y tomar algo, así como ir al baño. Se trata de un lindo lugar llamado Camping el Pato y cuenta con alojamientos y restaurante. Así que si quieres pasar un tiempo en el sector, este sitio es perfecto:

Alojamiento cerca del Salto de la Princesa

Si buscas dónde dormir u hospedaje cerca del Salto de la Princesa, los alojamientos en Malalcahuello o Curacautín son tu mejor opción. Para eso, he seleccionado las mejores opciones con un amplio rango de precios y características.

¡Descubre los mejores alojamientos aquí!

¡Descubre otros lugares!

Subir

Utilizamos cookies propias y de terceros para fines analíticos y de afiliación. Acepta pulsando el boton \"Aceptar\" Más información